Proyecciones

Reflexiones depresivas de un foco fundido

SONY DSC

Un foco fundido reflexiona sobre su fracaso en un salón de congresos. No desear mal a nadie, se dice. Ser responsable de los propios errores, se repite. Se extraña de su falta de energía ante la luz de su alrededor. No entiende nada. Recuerda un libro, un ensayo japonés sobre el valor de la sombra. Deseó estar en Japón. Que su fracaso pudiera ser de alguna forma apreciado en oriente encendía en él una mínima chispa de esperanza, de inmediato opacada por la potencia iluminadora de los focos vecinos. Luz y sombra, pero siempre luz primero. La sombra siempre a la sombra de la luz. La miseria que el éxito vecino ocasiona en él es superior a la obscuridad completa previa a la creación misma. Un foco fracasado y fundido en medio de un salón de congresos iluminado es incapaz de sentir alegría por el éxito de sus congéneres. Sería como contentarse con la luz que los demás reflejan sobre su superficie, apreciar como caricias cada rayo que lo abofetea. No hay consuelo para el foco, no hay nada. Solo el deseo de desenroscarse y dejarse caer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *